jueves, 15 de diciembre de 2016

Los deberes llegan al Parlamento

Según informa la prensa, el Parlamento está debatiendo una proposición no de ley para "garantizar el derecho del niño a disfrutar del tiempo libre". ¡Toma esa! Seguro que sus señorías no tienen nada más importante que debatir.
Dice la diputada socialista Mª Luz Martínez Seijo que "en los últimos años se ha notado un incremento en las tareas escolares”. Y yo me pregunto, ¿cómo se ha notado? ¿quién lo ha medido? Porque yo no lo he notado en mis hijos. ¿Cómo se mide el tiempo que dedican los chicos a los deberes? Porque un día los hacen más rápido y otro, para hacer lo mismo, enredan más; unos chicos los hacen deprisa y otros despacio; unas materias les resultan más sencillas a unos y más complejas a otros... ¿Ese incremento que ha notado la diputada Martínez Seijo es real o es una impresión subjetiva? O, simplemente, dicen que hay más tareas escolares porque últimamente hay más protestas. En ese caso, habría que analizar el motivo de las protestas... que no tiene que ser necesariamente que se manden más tareas.
Dice esta diputada que los deberes escolares son fuente de “desigualdad social” y explica que no todos los padres tienen tiempo de ayudar a sus hijos a hacer los deberes. ¡Alucino! Pero los deberes, ¿quien los tiene que hacer? ¿el chico o sus padres? Flaco favor le hacemos a nuestro hijo si se le hacemos los deberes los padres. Una cosa es que resolvamos una duda puntual y otra cosa es estar sentados con ellos. Los chicos deben ser autónomos a la hora de hacer sus tareas porque, de lo contrario, no formamos personas responsables.
Me gustaría que la diputada Martínez Seijo me explicara cómo va a prevenir esta “desigualdad social” y si va a prevenir de alguna manera TODAS las desigualdades sociales. A ver, como hay padres que no pueden hacer los deberes con sus hijos por falta de tiempo o falta de conocimientos, tendremos que tomar como patrón la capacidad de aquellos padres con menos tiempo y con menos conocimientos... y, a partir de ahí, punto final. ¡Manos quietas! ¡STOP! ¡Ya no se hace más! Es decir, todos iguales... por abajo. ¿No sería mejor fomentar el trabajo, el esfuerzo y el mérito para que los chicos vivan en mejores condiciones que sus padres? Todo apunta a que a esta diputada lo que le parece más justo es que todos seamos igual de ignorantes.
La educación ha sido siempre el modo por el que la gente pobre podía salir de su postración social con su mérito, su talento y su esfuerzo. No dejo de asombrarme de como la izquierda española se empeña en no dejar salir a los más desfavorecidos de su circulo de pobreza negándoles el ascensor social de la educación. Eso sí, procurando que el nivel de formación del conjunto nade en la vulgaridad. Más bien da la impresión de que los políticos temen que los ciudadanos estén bien formados.
Y me asaltan otras preguntas: ¿nos dirá la diputada socialista el tiempo que deben estar los chicos viendo la televisión, jugando con los vídeo juegos o la “tablet”? ¡Qué afán por regularlo todo! ¡Qué manía por meterse en la casa de los demás!
Por cierto, la diputada Mariluz Martínez Seijo parece una ferviente neopedagoga experta en innovación educativa según figura en su biografía. ¡Miedo me da!



7 comentarios:

  1. Viva el sentido común del que lo escribe. No a que nuestros gobernantes nos controlen en lugar de hacer sus deberes que es trabajar por una mejor educación, mejor sanidad, más empleo y ¿por qué no controlan a los independentistas, a los que estafan....?

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. Con la cantidad de leyes que se incumplen y nuestros diputados empeñados en meter el mundo en el BOE!!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha venido a la memoria algo que dice un amigo: "España es el país en el que el exagerado rigor de las leyes se ve mitigado por su general incumplimiento" (Raúl)

    ResponderEliminar
  4. Supongo que debo de estar muy equivocada porque no se lo he leído ni oído a nadie pero llevo tiempo preguntándome si la plaga de los deberes, sobre todo de deberes absurdos, no será consecuencia de toda la basura intelectual que ha inyectado la pedagogía (pseudo)progresista en el sistema educativo. Me invade la melancolía, y no pocas veces la indignación, cuando me acuerdo de la EGB y del BUP, de lo sencillo que era todo con aquellos temarios tan sintéticos y racionales, impartidos con clases magistrales, sin constructivismo, sin esos dogmas del aprendizaje significativo o por descubrimiento aplicados, encima, por unos dummies semianalfabetos que salen de las facultades de Ciencias de la Educación borrachos de metodología. Hoy los niños tienen muchos más deberes que entonces y están peor instruidos que nunca y, si pasan de curso, además de por las presiones que reciben los docentes de los correveidiles de la inspección para que aprueben a mansalva, es porque muchos padres nos vemos obligados por las tardes a hacer de maestros "tradicionales"; con la excusa de los deberes, claro. Muchas veces tengo la impresión de que más que a mis hijos, a quienes estoy ayudando de verdad es a los sinvergüenzas, a los frívolos que promueven la aplicación de didácticas que están al margen de toda evidencia científica y que no saben hacer otra cosa que defender sus intereses corporativos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Lola. Me ha gustado eso de "borrachos de metodología" porque es muy gráfico y verdadero. Para los neopedagogos lo importante es el método no la persona... por ello necesitan estar continuamente innovando.
      También que quedo con tu afirmación "promueven la aplicación de didácticas que están al margen de toda evidencia científica". En el fondo su sistema mental es el de una religión: con sus dogmas, sus santos, sus mandamientos y sus pecados.

      Eliminar
  5. Comparto la opinión de Lola,en lo referente a la formación de BUP y COU. ¿Si eliminan los deberes,en qué momento los alumnos asimilarán los contenidos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Contenidos? Eso suena carca... Mejor competencias... O mejor aún, valores... Que adquieran "valores" que es tan intangible que siempre queda bien.

      Eliminar